“MIS PADRES DEJARON DE ABRAZARME”

Médicos y educadores alertan de un aumento de los trastornos mentales en niños por la pobreza emocional a causa de la crisis. Los centros de salud mental reciben a niños cada vez más pequeños con falta de estimulación. La pobreza emocional crece: los problemas económicos de los padres también afectan a los hijos.

Maite Gutiérrez/La Vanguardia

descarga

La pobreza económica, que afecta ya al 36% de los menores en España, ha dado paso a otro tipo de carencias que superan lo material. Se trata de la pobreza emocional, de una falta de apoyo y de relaciones que afectan el desarrollo psicológico y social de los niños. Un chico no es pobre sólo porque sus padres han sido deshauciados, comparten piso con otras familias o comen gracias al Banc dels Aliments. También lo es porque en su casa, debido a los escasos recursos económicos, se viven situaciones de alto voltaje, con ansiedad y estrés. Con menos atención de sus padres. Una pobreza que afecta a los sentimientos.

La voz de alarma la lanzaron ayer médicos y educadores en las jornadas sobre salud mental infantil y juvenil que celebró la Fedaia, la federación de entidades catalanas que trabajan con niños en situación de desamparo o riesgo de exclusión social.

En ellas se presentó un estudio que Fedaia y la Universitat de Barcelona han desarrollado durante dos años. Se crearon grupos de trabajo con 80 profesionales que atienden a menores -pediatras, maestros, educadores sociales, psicólogos, psiquiatras…- y juntos analizaron las situaciones que han de atender, su evolución y causas. La conclusión ha sido clara: la crisis ha provocado un aumento de los problemas de salud mental entre niños y familias. “A las consultas llegan niños cada vez más pequeños, con falta de estimulación, trastornos del desarrollo y problemas de aprendizaje”, explica Marta García, redactora del informe y miembro de la junta directiva de Fedaia. Porque la pobreza económica tiene un impacto directo sobre el estado emocional de la familia. “Cuando tienes verdaderos problemas para cubrir necesidades básicas, para conseguir comida o mantener una vivienda, todo lo demás pasa a un segundo plano”, continúa. Ven niños desatendidos, o que no han podido explicar a nadie todo lo que sienten porque sus padres no tienen trabajo y se pelean, que viven situaciones de mucha agresividad. Entre las familias han detectado un repunte de problemas de ansiedad, alcoholismo e incluso maltrato.

Desde el 2008 son muchos los maestros que han tenido que hacer cursos de educación emocional para atender la bomba de relojería que les llegaba a clase cada día. Las escuelas situadas en entornos desfavorecidos relatan que los alumnos están más nerviosos, más agresivos, por sus graves problemas familiares. Por eso, antes de poder dar clase, han de gestionar todas esas emociones y reconducirlas. No son pocos los que lo hacen: el 17% de las escuelas de Catalunya está clasificada como de “máxima complejidad” por la situación de las familias. Son 340 centros educativos con una alta proporción de alumnado en riesgo de exclusión social y pobreza.

“Mis padres dejaron de abrazarme”. Esto es lo que dijo una niña de ocho años a un educador social cuando le explicaba cómo cambiaron las cosas en casa desde que sus padres perdieron el negocio que regentaban. La anécdota la comentaban dos psicólogos en las jornadas de ayer.

“Hemos detectado un aumento del deterioro de las relaciones familiares y esto repercute en la salud mental de los menores”, afirma Jordi Boza, psicólogo y subdirector de la Fundación Main, adscrita a Fedaia. “Por eso es importante encontrar espacios para que la familia se exprese y tome conciencia. La terapia de grupo funciona bien en este caso”, añade.

Pero todo este aumento de la demanda de salud mental coincide con una política generalizada de recortes públicos. El estudio de Fedaia también señala que las listas de espera en los centros de salud mental han aumentado. Y que los profesionales van más saturados. “Muchas veces se medica a los niños pero no se les ofrece terapia o atención psicológica,que es lo que de verdad necesitan”, resaltan. Vivir en la pobreza “condiciona las capacidades de los niños” -alerta Jaume Clupés, presidente de Fedaia-, que tienen más problemas de aprendizaje y de desarrollo psicosocial”.

Anuncis

Quant a casaldelmestregranollers

El Casal del Mestre de Granollers Vallès Oriental, és un punt de trobada de persones interessades en educació. És una entitat sense ànim de lucre que vetlla per la millora i la innovació en educació. La vida del Casal es gestiona íntegrament de manera lliure i independent de qualsevol entitat pública o privada. La Junta recull les inquietuds i els interessos dels socis/es, que es concreten en la seva dinàmica. Les relacions que s’estableixen amb altres entitats que subvencionen part dels nostres projectes o ens aporten materials o altra mena de col·laboració, es fan en funció d’acomplir els objectius del Casal, sense que això condicioni la llibertat de gestió. Són els propis socis i sòcies del Casal i altres persones que col·laboren de manera puntual qui proposen i organitzen les activitats. Per tant , l’activitat i la línia d’actuació ve determinada en tot moment per les inquietuds i les necessitats de la gent que hi participa.
Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s