“EL ACOSO ESCOLAR ES UNA EPIDEMIA MUNDIAL” Entrevista a Nicholas Carlisle, expert en asetjament escolar

51 años. Londinense, vivo en San Francisco. Licenciado en Filosofía y Derecho, me especialicé en Derechos Humanos. Tengo un hijo (13). Me preocupa la cultura del individualismo y apoyo movimientos que apuestan por cuidar de todos para avanzar juntos. Practico el budismo.

IMA SANCHIS/LA CONTRA de La Vanguardia

NIcholas Carlisle

El acoso escolar, ¿una epidemia?

Sí, mundial. Uno de cada tres niños de entre 13 y 15 años en el mundo lo sufre, en países en vías de desarrollo el porcentaje sube a la mitad, como en África.

¿A qué lo atribuye?

El bullying es una forma de violencia, y en esos países hay mucha violencia de los padres hacia los hijos en nombre de la disciplina, y guerra y conflictos.

¿Qué pasa en Occidente?

Cuanto mayor es la diferencia entre ricos y pobres, más bullying. Los adultos estresados por sus estatus social transmiten la ansiedad a los niños. 

Y los niños repiten el patrón.

Sí. Los hijos de familias inmigrantes, con discapacidades o que no siguen patrones habituales de género son carne de cañón.

¿Por qué se especializó en este tema?

Yo sufrí bullying a partir de los 12 años en una escuela pública en Londres. Era nuevo, el más pequeño, el más bajito y el que sacaba mejores notas (fui becado).

¿Una combinación negativa?

Me llamaban “el enano”. Había niños que pagaban a otros niños para que me robaran la ropa, los libros o para que me golpearan. El resto no se arriesgaban a hablar conmigo.

Estaba solo.

Completamente. Durante cuatro largos años no tuve ni un amigo. A los 17 años me dieron una beca para estudiar en Oxford y allí todo se normalizó.

¿Y qué decían sus padres?

Se lo explicaron a los profesores, que amenazaron con castigos a los acosadores. Así me convertí en un chivato y el tema empeoró.

¿Qué sentimiento recuerda?

Me costaba dormir, tenía pesadillas, y el miedo a subirme al tren que me llevaba al colegio me hundía. Me concentré en los estudios. Soy un superviviente.

De adulto, ¿quedan secuelas?

A los 20 años tenía mucha ansiedad, sobre todo cuando estaba con un grupo de hombres. Me costó superarlo y darme cuenta de que era a causa del bullying que sufrí. En 1997 me fui a vivir a EE.UU., me formé como psicoterapeuta y empecé a investigar las secuelas del bullying en adultos.

¿Y?

El bullying tiene unos efectos similares al acoso sexual en menores y a los traumas. Causa ansiedad, depresión y pensamientos de suicidio. En los acosadores hay una alta tasa de consumo de drogas, criminalidad y violencia en sus relaciones en la vida adulta.

¿Cómo reaccionan las escuelas?

La mayoría no saben cómo tratarlo. Suelen ser adictas al castigo para detener cualquier mal comportamiento. En el caso del bullying los castigos agravan el problema y lo enquistan, por eso en el 2003 fundé en San Francisco la oenegé No Bully.

Su método ha obtenido fantásticos resultados.

Creamos los solution team: Juntamos al acosado y al acosador con los niños que en teoría le apoyan, y tres o cuatro estudiantes neutrales respetados entre sus compañeros. En ningún momento aparece la palabra castigo, intentamos que todos se pongan en la piel del que sufre bullying.

¿Y?

El acosado narra lo que siente y preguntamos a los otros qué se les ocurre para cambiar la situación, y vamos haciendo seguimiento. En todo el mundo se han hecho miles de solution team y hemos visto que los propios estudiantes son capaces de solventar el 90% de los casos de bullying.

Hay que saber hacerlo…

Formamos a escuelas y profesores para que enseñen al acosado a relacionarse y hagan seguimiento de los acosadores, muchos de ellos con problemas en su entorno familiar.

¿Cómo ayudar a los niños a ser diferentes sin tener que pagar por ello?

En las escuelas en las que hay un sentimiento de pertenencia los niños son más capaces de ser ellos mismos. El error es decirle al niño acosado “tienes que plantar cara” o “tienes que ignorarlo”, eso es poner la responsabilidad en la víctima.

¿Qué entiende por una cultura sólida en la escuela?

El director, los profesores, los padres, los estudiantes forman una red invisible de relaciones que se percibe. Si todos se sienten apreciados y valorados, cooperan. Es lo opuesto a una escuela en la que los profesores compiten o están quemados.

¿Cuál es su conclusión tras 13 años trabajando contra el acoso escolar?

El bullying es una representación de todos los prejuicios de la sociedad, y a no ser que demos a los niños la oportunidad de relacionarse de forma exitosa, se llevan estos prejuicios a su vida adulta; por eso tenemos un mundo lleno de violencia e intolerancia.

¿Hay que formar a los profesores?

Sí, porque no se trata de un problema de niños que pasará, esta es una creencia antigua que trivializa el tema. En España no he visto ni un cartel que advierta, como en EE.UU. o Gran Bretaña, “zona libre de bullying”. Los niños no se sienten seguros y no lo denuncian en el 85% de los casos.

En primera persona

En primera persona De los 12 a los 16 años sufrió acoso escolar en una escuela pública inglesa y pudo comprobar las consecuencias en la edad adulta. La experiencia le llevó a intentar erradicar el bullying. Cuenta como en sus comienzos llevaba a las escuelas obras de teatro que trataban el tema y como un niño acosado se le acercó y le dijo: “Muy bonita, pero no sirve de nada”. Revulsivo que le llevó a crear con psicólogos, abogados y expertos en educación la oenegé No Bully para dar herramientas a las escuelas, con excelentes resultados. No basta con un psicólogo en la escuela, advierte. Ha participado, con la colaboración del consulado norteamericano, en TEDxBarcelonaED.

Advertisements

Quant a casaldelmestregranollers

El Casal del Mestre de Granollers Vallès Oriental, és un punt de trobada de persones interessades en educació. És una entitat sense ànim de lucre que vetlla per la millora i la innovació en educació. La vida del Casal es gestiona íntegrament de manera lliure i independent de qualsevol entitat pública o privada. La Junta recull les inquietuds i els interessos dels socis/es, que es concreten en la seva dinàmica. Les relacions que s’estableixen amb altres entitats que subvencionen part dels nostres projectes o ens aporten materials o altra mena de col·laboració, es fan en funció d’acomplir els objectius del Casal, sense que això condicioni la llibertat de gestió. Són els propis socis i sòcies del Casal i altres persones que col·laboren de manera puntual qui proposen i organitzen les activitats. Per tant , l’activitat i la línia d’actuació ve determinada en tot moment per les inquietuds i les necessitats de la gent que hi participa.
Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s