LA REVÁLIDA DE LA ESO SERÁ UN TEST CON 350 PREGUNTAS

Sólo se podrán suspender dos materias para presentarse a la prueba

MAITE GUTIÉRREZ/ La Vanguardia

examens

Hasta 350 preguntas tipo test decidirán si un alumno consigue el título de secundaria y de bachillerato. El Ministerio de Educación tiene a punto el decreto que regulará las reválidas que introduce la Lomce, una de las principales novedades de esta ley. Según este, el departamento que dirige José Ignacio Wert ha optado por un formato de respuestas de elección múltiple más una abierta que medirá la expresión escrita de los estudiantes.

Con la ley Wert ya no bastará con aprobar las asignaturas de la ESO y el bachillerato. Los alumnos deberán superar una prueba al final de cada etapa. En primaria, el borrador del decreto prevé una reválida sin efectos académicos. Es decir, todos los alumnos estarán obligados a examinarse, pero esta evaluación no determinará si un estudiante aprueba la primaria y pasa a la ESO, sino que lo harán los profesores como siempre. Sólo será una prueba orientativa para los docentes y los padres. Las comunidades autónomas se encargarán de diseñar estos exámenes y de aplicarlos.

Se trata de una de las medidas que Catalunya reclamó en el Senado hace unos meses, antes de la aprobación definitiva de la Lomce, cuando denunció de nuevo “invasión de competencias”.

El curso que viene los alumnos que empiecen 6.o de primaria ya tendrán que enfrentarse a estas pruebas. Pero es posible que en Catalunya no se produzcan grandes cambios. Desde el 2009 los alumnos catalanes pasan una evaluación final en este curso para radiografiar la salud del sistema educativo, también sin efectos académicos y orientativa. “En Catalunya seguiremos realizando la prueba de 6.o curso como hasta ahora”, afirma la consellera de Ensenyament, Irene Rigau.

En la ESO y bachillerato la cosa cambia. El Ministerio de Educación diseñará las reválidas de 4.o de secundaria y 2.o de bachillerato y determinará los contenidos y el peso para calcular la nota final de cada estudiante. El borrador del decreto, al que ha tenido acceso este diario, señala que los alumnos de 4.o de ESO se podrán presentar a la reválida con un máximo de dos asignaturas suspendidas siempre que no coincidan lengua castellana y matemáticas. En el caso de Catalunya, lengua catalana tendrá la misma consideración y también deberá aprobarse para realizar la reválida. Las preguntas test se dividirán en tres partes y se medirán los conocimientos en “lengua, matemáticas, ciencias y tecnología, sociales, emprendeduría y la competencia y expresiones culturales”. Los alumnos se examinarán de cuatro asignaturas obligatorias y tres optativas, que no podrán ser ni ética ni religión. Además, el borrador del decreto lleva un dardo pensado especialmente para Catalunya: los padres podrán elegir la lengua en la que se examinan sus hijos, castellano o catalán. La nota final de la ESO y que determinará la obtención del título saldrá de la ponderación de la nota del expediente académico y la de la reválida. La del expediente valdrá un 70% y la de la reválida un 30%. Si se superan los cinco puntos, el alumno obtendrá el graduado escolar.

En bachillerato el esquema de prueba es prácticamente igual. Pero en este caso la reválida cuenta más para calcular la nota final, un 40%, y el expediente académico un 60%. Se trata de la misma ponderación que se utiliza ahora con la selectividad para obtener la nota de acceso a la universidad. Sin embargo, para poder presentarse a la reválida de 2.o de bachillerato el estudiante tendrá que aprobar todas las materias.

Las reválidas de ESO y bachillerato llegarán el curso 2016- 2017, pero servirán sólo como prueba piloto y no determinarán si los estudiantes consiguen el título. En el curso siguiente, 2017- 2018, ya estarán a pleno rendimiento y entonces sí deberán superarse para aprobar estas dos etapas educativas. La selectividad, además, desaparecerá. Cada universidad establecerá pruebas de acceso propias, aunque en Catalunya las universidades y el Govern han pactado establecer algún tipo de examen similar al de la selectividad. Así ordenarán la entrada a las facultades de una forma parecida a la actual. El decreto también prevé que los alumnos que suspendan las reválidas tengan la opción de repetir la prueba en convocatorias posteriores.

Este miércoles el Ministerio de Educación mantendrá una reunión técnica con las comunidades autónomas y la semana que viene Wert se encontrará con los consejeros de Educación para tratar el borrador. La consellera de Ensenyament confía en modificar su contenido igual que se hizo con la prueba de 6.o de primaria. “Las reválidas son unos de los aspectos de la Lomce que tenemos recurridos ante el Constitucional por invasión de competencias, porque las pruebas generales las debe realizar la administración que tiene las competencias sobre educación, en este caso la Generalitat”, señala Rigau. En el plano concreto del decreto, la titular de Ensenyament considera que no se pueden tratar igual “etapas diferentes, y la reválida de ESO y bachillerato son muy parecidas”. “En la secundaria, el objetivo de la etapa no se corresponde con la prueba final de examen; la ESO es una etapa integral, y la reválida que prevé el real decreto pone el foco en unas pocas materias y obvia las asignaturas artísticas, algunas científicas y la tecnología”, reflexiona Rigau.

Además de la reunión con las comunidades autónomas, el contenido del decreto se debatirá en el Consejo Escolar del Estado.

Educación fija en 2,3 millones el coste del examen

La memoria económica de la Lomce sólo calcula el precio de la convocatoria de ESO OTRAS ESTIMACIONES Técnicos en Educación elevan a 106 millones el gasto de las evaluaciones ¿Cuánto costará implantar las reválidas de 4.o de ESO y de 2.o de Bachillerato? Según la memoria económica de la Lomce, las pruebas externas de secundaria costarían 2,3 millones de euros por año. El Ministerio de Educación calcula que necesitaría 17.134 profesores para examinar a los alumnos de 6.851 centros, corregir sus exámenes y poner las notas. Estos docentes deberían trabajar cuatro días y se les pagaría 134,8 euros en total en concepto de dietas y transporte. No consta el precio del diseño de las pruebas, de su custodia ni de su transporte. En cuanto a los exámenes de 2.o de bachillerato, la memoria económica no contempla coste adicional alguno porque, señala, se compensaría con la desaparición de las pruebas de selectividad.

Los cálculos económicos del Ministerio han sido muy discutidos. Algunos técnicos de Educación han cifrado en 106 millones de euros el coste de poner en marcha las reválidas.

En cuanto a la prueba de diagnóstico de 3.o de primaria, se prevé un coste de 1,45 millones de euros al año. Esta prueba no es externa, como sí ocurre en las reválidas de 6.o curso, de Secundaria y bachillerato. Es decir, que los maestros de cada centro examinan a sus propios alumnos. La Lomce señala que todos los estudiantes de primaria han de pasar una evaluación similar en este curso para ver cómo van y si necesitan refuerzos educativos. En Catalunya estas pruebas se realizan desde el año 2000, pero se hacen en 4.o de primaria. No todas las comunidades autónomas contaban con este tipo de exámenes diagnósticos antes de la llegada de la ley Wert. El Instituto Nacional de Educación ha publicado unos criterios comunes, con modelos de pruebas. Ensenyament sigue con su modelo propio, pero sí ha adelantado estos exámenes a 3.o curso.

Otra de las medidas que Catalunya aplicará a su manera es el de los itinerarios en 4.o de la ESO. Ensenyament prepara una doble titulación en Secundaria, con un par de asignaturas más, una tercera vía para no tener que elegir al terminar el tercer curso entre la titulación para ir a bachillerato o para ir a una formación profesional. La Lomce establece que en el cuarto curso de la enseñanza obligatoria los alumnos tendrán que optar por uno de los dos itinerarios, con asignaturas no exactamente iguales y que los prepara para realizar el examen de reválida, específico de una u otra opción. Para saltarse esta segregación temprana, con la que la Generalitat no está de acuerdo, el nuevo formato incluirá un par de asignaturas extra para que los alumnos puedan hacer el mismo 4.o de ESO y luego opten tanto a FP como a bachillerato. Catalunya tampoco ha desarrollado la polémica FP básica.

Las claves del real decreto

ENTRADA EN VIGOR. Se hará una prueba piloto en el 2017 y se aplicará al 100% en el 2018.

REQUISITOS. En la de ESO, sólo se podrán presentar los alumnos que tengan suspendidas como máximo dos asignaturas, siempre que no coincidan lengua castellana y matemáticas. En Catalunya, también deberá aprobarse lengua catalana. En la de bachillerato, sólo se podrán presentar los alumnos que tengan todas las materias aprobadas.

FORMATO. 350 preguntas tipo test. Cuatro asignaturas del bloque de materias troncales, excepto biología, geología y física y química -esta parte constará de 200 preguntas-; dos materias optativas del bloque de asignaturas troncales -máximo de 100 preguntas-, más otra optativa del bloque de asignaturas específicas siempre que no sean ética ni religión -50 preguntas-. También se prevé un ejercicio de respuesta abierta en el que se evaluará la expresión escrita.

NOTA FINAL. En la de la ESO, contará un 70% el expediente de secundaria y un 30% la nota de la reválida. En bachillerato, será un 60% de expediente y 40% de reválida.

OPORTUNIDADES. Los alumnos que suspendan la reválida tendrán la posibilidad de repetir la prueba en convocatorias posteriores. También podrán presentarse para subir nota.

Anuncis

Quant a casaldelmestregranollers

El Casal del Mestre de Granollers Vallès Oriental, és un punt de trobada de persones interessades en educació. És una entitat sense ànim de lucre que vetlla per la millora i la innovació en educació. La vida del Casal es gestiona íntegrament de manera lliure i independent de qualsevol entitat pública o privada. La Junta recull les inquietuds i els interessos dels socis/es, que es concreten en la seva dinàmica. Les relacions que s’estableixen amb altres entitats que subvencionen part dels nostres projectes o ens aporten materials o altra mena de col·laboració, es fan en funció d’acomplir els objectius del Casal, sense que això condicioni la llibertat de gestió. Són els propis socis i sòcies del Casal i altres persones que col·laboren de manera puntual qui proposen i organitzen les activitats. Per tant , l’activitat i la línia d’actuació ve determinada en tot moment per les inquietuds i les necessitats de la gent que hi participa.
Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s